• JONATHAN REGALADO REGALADO

¿CÓMO HACER UN INFORME SOCIAL RIGUROSO?


El Informe Social es el instrumento documental por excelencia del Trabajo Social y una técnica indirecta de intervención. Sin embargo, lamentablemente no ha recibido la atención y el desarrollo necesarios, tanto a nivel académico como profesional, lo que ha provocado serios déficits y una precarización de su calidad. Esto se debe, fundamentalmente, a falta de interés y/o tiempo por parte del colectivo profesional, y a la priorización de la acción sobre la reflexión. Las consecuencias son palpables (Fernandez y Jiménez, 2006, p.18):


  • Pérdida en la calidad de las intervenciones.

  • Dificultades, cuando no imposibilidad, de evaluar lo ejecutado.

  • Ausencia de sistematización de la praxis como base de una posterior elaboración teórica y desarrollo metodológico.


Actualmente se está mejorando, pero aún se está lejos de considerarlo un documento científico. Para que un informe goce de calidad científico-técnica debe ser riguroso, claro, preciso y pertinente. Todas estas características están interrelacionadas, sus límites son difusos y los errores en una de ellas suele contaminar al resto en alguna medida.


ESTÁNDAR DE CALIDAD 1: RIGUROSIDAD


Cuanto más se ajusta a los criterios científicos, más riguroso es un informe. Será fundamental el método, la fundamentación empírica y teórica, la credibilidad y el tecnicismo.


Un informe es riguroso cuando la información que contiene ha sido obtenida a través de técnicas e instrumentos adecuados, con un proceso metódico de recogida de información y un uso efectivo de la inferencia y el método comparativo – diferencial. Resulta importante, que las conclusiones estén basadas en teorías científicas y una evidencia sólida, es decir, en información comprobada, no comprobable.


En cuanto a los aspectos gramaticales, la parte descriptiva del informe no debe contener opiniones ni inferencias profesionales, es necesario adoptar en ese apartado un estilo “periodístico”, donde únicamente se expone la evidencia. Del mismo modo, en la parte interpretativa no deben existir descripciones ni repetición de indicadores.


Se ha de mantener la coherencia interna de la información. Describir únicamente lo que se va a evaluar. Evaluar únicamente lo que se ha descrito. Prescribir y pronosticar en base a lo que se ha evaluado.


Por último, es imprescindible la utilización de lenguaje técnico y científico, utilizando expresiones y categorizaciones lo más “universalizables” posible, es decir, como mayor consenso por parte del gremio profesional y la ciencia.


En breve, el Gabinete de Trabajo Social Jonathan Regalado lanzará la

1ª formación 100% en Informe Social, para permitir a profesionales de cualquier país acceder a una capacitación avanzada. En este curso se abordará no sólo los 4 Estándares de Calidad Científica, también el formato, la estructura, el contenido, metodología de estudio y diagnóstico, claves prácticas para la redacción, etc.




Te recomendamos que te suscribas a nuestra web o página de Facebook para que no te pierdas la fecha de lanzamiento de esta formación y la apertura del periodo de inscripción.



VER PROGRAMA DEL CURSO

----

Fernández, A. M. y Jiménez, A. M. (2006). El informe social. Cuestiones a debate. Málaga: Colegio Oficial de Diplomados y Diplomadas en Trabajo Social y Asistentes Sociales de Málaga.

#informesocial #metodologia

14 vistas

© 2020 Creado por el Dr. Jonathan Regalado 

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram